Cómo hacer fotografías de productos: Los mejores consejos

Cómo hacer fotografías de productos: Los mejores consejos

Si estás dando los primeros pasos en un emprendimiento y has decidido llevar tus ofertas a la Web, es fundamental que se vean geniales frente a la cámara. En otras palabras, necesitas saber cómo hacer fotografías de productos, cuáles son los detalles más importantes durante ese proceso, y qué clase de equipo debes tener a tu disposición. Una buena cámara, el entorno adecuado, mucha luz y un poco de paciencia harán una diferencia enorme.

Olvídate de las fotografías casuales hechas con móviles: Si quieres vender algo, tiene que entrar por los ojos de verdad. La forma del producto, sus colores, el fondo escogido, los ángulos, todo influye. ¿Y qué hay de las imperfecciones? ¿Es preferible dejarlas intactas, o conviene hacer un par de retoques vía software? Muchos fotógrafos prefieren minimizar su tiempo frente a los editores de imágenes, pero si son usados con moderación, el resultado final será muy positivo. En lo personal, creo que la duda sobre cómo hacer fotografías de productos nunca se responde por completo, y eso no es malo. Se trata de un trabajo en progreso, y siempre hay algo nuevo para asimilar.

Cómo hacer fotografías de productos

Cómo hacer fotografías de productos
Sí, estoy seguro de que podrás lograr algo así (Adidas: Tubular Shadow / David Butler / CC BY-NC-ND)

La fotografía de productos nos presenta un desafío enorme porque estamos lidiando con aspectos muy subjetivos como la atracción y el deseo. Vamos a utilizar el ejemplo de un ordenador: Si el vendedor se limita a tomar una fotografía del interior con un teléfono y todo lo que vemos es una jungla de cables, eso nos dice que su atención al detalle no es una prioridad, y envía un mensaje negativo. Ahora, si el ordenador está limpio, posee una organización de cables decente, y fue fotografiado con buena luz en un fondo neutro, la oferta nos llega con más claridad, y recibimos una mayor cantidad de información a través de las imágenes, ganando nuestra atención en el proceso. Esto nos arroja de cabeza a la primera recomendación…

Prepara el producto

Cómo hacer fotografías de productos
La palabra clave es «impecable»

La fotografía moderna en alta resolución es una verdadera maravilla, pero al mismo tiempo no tiene piedad en lo que se refiere a suciedad. Si bien una mota de polvo o un pelo de gato blanco sobre un trozo de plástico negro se pueden eliminar con una simple edición, la idea es minimizar las probabilidades de que eso suceda. Dicho de otro modo, prepara el producto antes de comenzar la sesión. Una limpieza básica te llevará muy lejos, y ayuda a revelar detalles adicionales. ¿Qué significa eso? Imagina que te toca fotografiar un objeto hecho de bronce o cobre. Muchos coleccionistas adoran la pátina sobre el metal, y quieren verla de cerca. Nuestro objetivo como fotógrafos de productos es darles el gusto, salvo que el objeto sea muy raro y requiera una restauración profesional. En ese caso, lo mejor es reducir nuestro contacto al mínimo. Estudia cada situación.

Por supuesto, necesitas una cámara…

Cómo hacer fotografías de productos
Nikon D5600, un buen caballo de batalla

Decisión complicada si las hay, pero no imposible. Esta guía sobre cómo hacer fotografías de productos apunta en general a los principiantes, y la cámara a escoger debería seguir una dirección similar. Por suerte hemos hecho la tarea en las últimas semanas, con artículos dedicados a dos unidades muy interesantes. En primer lugar tenemos a la Nikon D5600, última representante de la serie D5000 que suma todo lo logrado hasta ahora por Nikon en la división entry. Nuestra segunda opción es la Canon EOS 750D, con precio y funciones muy similares, sin olvidar un impresionante abanico de accesorios. Ambas cámaras trabajan a 24.2 megapíxeles, cuentan con pantallas abatibles, e incluyen soporte de disparo remoto vía smartphone.

Rebajas

Canon EOS 750D – Cámara réflex digital de 24.2 MP (Kit con objetivo EF-S 18-55 mm f/3.5-5.6 IS STM, pantalla de 3″, 1080 p, WiFi estabilizador óptico, vídeo Full HD), color negro (importada)

  • Pantalla LCD táctil de ángulo variable de 3 pulgadas
  • Sensor APS-C de 24.2 megapíxeles
  • Enfoque automático, que cuenta con 19 puntos AF tipo cruz
  • Procesador DIGIC 6 ofrece imágenes de alta resolución a 5 fps
  • Rango de sensibilidad ISO de 100-12.800 (ampliable a ISO 25.600)

Consigue un trípode

Cómo hacer fotografías de productos
Un simple trípode para resolver todos tus problemas de estabilidad

Estabilidad y comodidad son dos elementos críticos. Si debes doblarte como un pretzel o quedar azul aguantando la respiración para capturar a un producto colocado sobre la mesa, algo no está del todo bien. Obviamente, siempre existe la posibilidad de improvisar, pero el valor de un trípode en la fotografía de productos no es fácil de ignorar. El mercado ofrece muchos modelos con un buen equilibrio entre precio y funciones, y uno de nuestros preferidos es el Gloxy GX-T6662A Plus. Sin embargo, si el presupuesto es un poco más amplio y te gustaría ganar portabilidad para realizar fotografías de productos en exteriores, lo cierto es que no puedes equivocarte con el Manfrotto BeFree, que mide apenas 40 centímetros en su modo de transporte.

Por lo que más quieras, ¡luz!

Cómo hacer fotografías de productos
Que sobre y nunca falte, sin importar el tamaño del producto

Aunque parezca extraño, una prueba contundente de la importancia que tiene la luz está en YouTube. Muchos youtubers suelen compartir el «detrás de escenas» en sus espacios de trabajo, y si hay un aspecto al que cuidan con cierto nivel de paranoia, es la iluminación. Luces, difusores, cajas, fondos especiales… es un verdadero arsenal. Lo hemos repetido hasta el cansancio, y lo volveremos a decir: Sin luz no hay foto. El más impresionante de los productos puede convertirse en algo genérico y poco atractivo si no recibe suficiente luz. Su abundancia también nos permite trabajar con valores ISO más pequeños, evitando la aparición de los clásicos «granos».

La forma más efectiva de resolver cualquier deficiencia de luz es adquiriendo todos los componentes necesarios en un kit, y a falta de uno, hoy nos cruzamos con dos. El primero de ellos es el VL-400 Plus Softbox Extra, con dos flashes, dos ventanas softbox para suavizar luz, un paraguas, dos soportes, y un adaptador cónico con rejilla de nido de abeja y filtros auxiliares. El segundo es el kit Visico 5 Profesional, el cual reemplaza a una de las ventanas por un beauty dish, eleva la potencia de los flashes a 400 vatios, y suma un disparador para el control automático del flash.

La magia de las cajas de luz

Cómo hacer fotografías de productos
El kit Quadralite LH-40 en acción

Relativamente económicas, muy útiles… formidables. Las cajas de luz (o «softboxes») no sólo brindan un entorno de trabajo equilibrado y uniforme, sino que también nos permiten aprovechar un elemento externo muy valioso como es la luz natural. Existe una amplia disponibilidad de modelos, que además de ser muy convenientes a la hora de fotografiar productos con dimensiones compactas o extremas, convierten a (casi) cualquier espacio de nuestro hogar en un estudio fotográfico. Otra característica muy positiva de las cajas de luz es su portabilidad. Son livianas, se arman y desarman con facilidad, y no necesitan mucho en materia de soporte. La gran duda que debes resolver es el tamaño, y aquí van un par de sugerencias. Comencemos con objetos pequeños:

Vfoto Photo Studio (40 cm)

Por lejos, una de las mejores opciones para iniciarse en la fotografía de productos sin hacer un agujero en el presupuesto. Este estudio fotográfico incluye una caja de luz en forma de cubo con 40 centímetros de lado, fondos intercambiables de cuatro colores diferentes (blanco, negro, rojo y azul), dos focos básicos de iluminación, y un pequeño soporte para la cámara (es buena idea consultar por compatibilidad antes). Tanto el número final de elementos como el tamaño de la caja de luz garantizan su portabilidad, y todo esto puede llegar a tus manos por apenas 80 euros.

Estudio Fotográfico Portátil 40 x 40 x 40 cm

Estudio Fotográfico Portátil 40 x 40 x 40 cm

  • Caja de luz con 4 fondos de colores
  • Dos focos para iluminar el objeto
  • Incluye un soporte para la cámara
  • Ideal para la fotografía de producto
  • Totalmente portátil

Caja de luz Walimex (75 cm)

40 centímetros alcanzan y sobran para un buen número de productos, pero no es difícil encontrar cosas que requieran una caja de luz ligeramente más grande. Si estás dispuesto a reutilizar las luces y el soporte de la caja Photo Studio, puedes sumar a tu batallón la caja Walimex, con 75 centímetros de lado. La caja trae de fábrica un fondo azul, pero incluye tres paños alternativos en color blanco, rojo y negro. Su costo en estos momentos supera los 50 euros.

Caja de luz Walimex 75 x 75 x 75cm

Caja de luz Walimex 75 x 75 x 75cm

  • Estudio fotográfico portátil con forma de cubo.
  • Ideal para la fotografía de productos.

Walimex Jumbo (200 cm)

Muebles, cuadros, equipos de electrónica, ordenadores completos, incluso una persona sentada… no, 75 centímetros no son suficientes. La solución es simplemente aumentar las dimensiones de la caja de luz, y la gente de Walimex responde con su modelo Jumbo. A pesar de tener 200 centímetros de lado, este modelo es bastante portátil, y deberías ser capaz de ensamblarlo en cuestión de minutos. El fondo es reversible, de modo tal que puedes alternar entre azul y gris.

Caja de luz Walimex Jumbo 200 x 200 x 200cm

Caja de luz Walimex Jumbo 200 x 200 x 200cm

  • Estudio portátil Walimex tamaño jumbo
  • Accesorio ideal para la fotografía de productos.

Kit de fotografía Quadralite LH-40

Entonces, si la luz es esencial y las cajas resultan tan útiles, ¿por qué no adquirir todo en un solo paquete? En realidad estarías perdiendo un poco de flexibilidad en tu configuración final, pero si deseas seguir ese camino de todos modos, podemos recomendar sin dudas al kit Quadralite LH-40. Su caja de luz de 75 centímetros está a la par de lo que hemos visto hasta ahora, y trae fondos en cuatro colores (blanco, negro, rojo y azul), pero las joyas de la corona son las cuatro luces LED de 30 vatios montadas en reflectores de 26 centímetros. Los cuatro soportes vienen en tamaño pequeño (24 a 35 centímetros) y grande (60 a 220 centímetros), que nos permiten cubrir cada rincón de la caja sin dificultad.

Kit fotografía de producto Quadralite LH-40

Kit fotografía de producto Quadralite LH-40

  • Adéntrate en la fotografía de productos
  • Kit esencial para un buen resultado
  • Pequeño y cómodo, para colocarlo donde necesites
  • Cuenta con 4 focos LED de 30 Ws
  • Temperatura de color neutra, para un mejor resultado
  • Quadralite cuenta con garantía y soporte Europeo

Escoge un objetivo

Cómo hacer fotografías de productos
El consenso general es «entre 50 y 100 milímetros»

Cada vez que alguien pregunta en la red sobre los mejores objetivos para fotografía de productos, la respuesta más popular es «depende del producto en sí», y los que se atreven a dar un número sugieren algo entre 50 y 100 milímetros. Eso significa que los objetivos estándar que acompañan a las cámaras sirven como opciones básicas, pero pronto descubrirás que tal vez necesitas un objetivo un poco más especializado. El primero que me viene a la mente (pero lejos de ser el último) es el Tamron SP AF focal fijo de 90 milímetros. Con una distancia mínima de enfoque de 29-30 centímetros, no debería escaparse ni un solo detalle de tu producto.

Considera un fondo especial

Blanco o gris son los dos colores más «seguros» en la fotografía de productos gracias a su neutralidad, pero como ya dijimos en ocasiones previas, la fotografía quiere que experimentemos. Eso nos lleva al terreno de los fondos fotográficos alternativos. Paredes industriales, efecto nieve, ciudades durante la noche, naturaleza… hay mucho para elegir, y la mejor parte es que también puedes extender su uso a retratos, lo que optimiza tu inversión.

Atención al balance de blancos

Cómo hacer fotografías de productos
Las tarjetas de grises, blancos y negros serán tus aliadas

El balance de blancos probablemente se merezca un artículo aparte, pero basta con decir que es un paso muy importante para obtener los colores reales del producto. En términos relajados, el balance de blancos se puede llevar a cabo a través de la cámara (ya sea de modo automático o con presets) y/o con edición digital sacando fotografías en formato RAW y utilizando tarjetas de grises. La buena noticia es que dichas tarjetas son fáciles de conseguir, y no cuestan más de 50 euros.

Comete errores y experimenta

Cómo hacer fotografías de productos
Cada foto mala es una lección. No dudes en aprender.

¡Por supuesto! La fotografía de productos no es algo que te vaya a salir bien en el primer intento. Los errores son frustrantes, pero el plan es extraer un aspecto bueno de cada uno. Tienes que explorar diferentes ángulos para tus productos, modificar la perspectiva, hacerte amigo del modo manual en la cámara y jugar con sus parámetros. Cambia las luces de lugar, reemplaza difusores, usa fondos de dos o más colores si lo crees necesario. En resumen: Dispara. Corrige. Dispara otra vez. Acumula experiencia. Tal vez dentro de algún tiempo seas tú quien escriba una guía sobre cómo hacer fotografías de productos, compartiendo tus propios trucos. ¡Buena suerte!

Deja tu voto

0 puntos

Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

قالب وردپرس

https://twitter.com/daxhiweb